Laxe

Topónimos, entidades de poboación, parroquias...
Respostar
Avatar de Usuario
Per
Foreiro Maior
Foreiro Maior
Mensaxes: 448
Rexistrado: 03 Dec 2002, 09:00
Ubicación: Lugo

Laxe

Mensaxe por Per » 31 Xan 2003, 11:28




!!!NUNCA MAIS!!! OS POLITICOS QUE FAN DA TERRA UN VERTEDEIRO. E !!! NUNCA MAIS !!! OS QUE APROVEITAN ESTES FEITOS PRA DESPOXARNOS DA NOSA IDENTIDADE PERSOAL.



La Villa de Laxe.





El Municipio de Laxe, se sitúa en el centro de “A costa da Morte” en el extremo occidental de la ría que lleva su nombre, en el litoral de transición entre esta y la de Camariñas. Al sur delimita con el concello de Vimianzo y al sur con los municipios de Cabana y Zas. Esta separado de Camariñas por una estrecha franja de terreno perteneciente al concello de Vimianzo.



La villa de Laxe y su puerto, se sitúan demarcando la orilla izquierda de la ría, con el monte Cormaceiras al suroeste, otro monte es el de Santa Cruz de La Rosa, donde se encuentra la ermita de este nombre y una curiosa construcción circular en su cumbrera perteneciente a un antiguo molino de Viento.



ERMITA DE SANTA ROSA.



La ermita de Santa Rosa de Lima, esta cerca de la cumbre del monte de Santa Cruz, al final de un típico “Calvario” lo cual es muy frecuente en todos los pueblos marineros de Galicia; tiene en su interior una curiosa cruz, con la esponja y la lanza cruzadas en sus pies al modo que se puede ver en otras ermitas dedicadas a la Santa Cruz, la ermita no tiene una arquitectura sobresaliente, al ser reconstruida en el siglo XX. De su primitivo edificio solo conserva el campanario y la base del mismo colocada en la actualidad como piedra decorativa en la fachada.











CRUZ DO COUCEIRO.



Al lado de la ermita de santa Rosa, se halla este “Cruceiro” que recibe su nombre de un vecino del lugar dedicado al comercio en el siglo XVIII. Un cargamento posiblemente procedente del Perú, con importantes mercancías, se salvo de la rapiña del pirata inglés, por lo cual el “Couceiro” edifico este sencillo pero emotivo monumento, final del “Vía-Crucis” de cruces sencillas de piedra, en el año de 1767.





Tres instantáneas de la villa de Laxe, la primera trazado del antiguo Camino Real a Traba, la segunda Sta. María de la Atalaya, la tercera plaza frente a la casa del arco.





Parroquias.



Santiago de TRABA.



La parroquia de Santiago de Traba destaca por su iglesia dedicada al santo evangelizador de España.

Un Camino de Santiago, partía de la villa de Laxe, lugar donde recalaban algunos

Peregrinos que llegaban por mar a las costas gallegas.

La iglesia de Santiago es de origen románico aunque lo mas destacable de la misma es su fachada la cual conforma un hermoso retablo barroco con un completo programa icnográfico donde destaca el Santiago Ecuestre de su parte central aunque el resto de imágenes (Ntra. Sra. De la Asunción, San Francisco, Padre Eterno además de Adán y Eva) no desmerezcan la hermosa obra.

En el interior del templo, magnifico retablo barroco.



Sta. María de SERANTES.



Lo mas destacable, dentro de la arquitectura religiosa de esta parroquia, es su iglesia parroquial, en la cual se suman los diversos estilos arquitectónicos que van desde el románico de su trazado al arco ojival dovelado, (s. XVI) de su fachada principal rematada ya en estilo barroco.

Una piedra, adornada con una cruz inserta en un circulo y acompañada de inscripción, Era de MC. (año 1162) nos dan una cronología medieval del templo.

Pero quizás sea la pieza mas interesante desde el punto de vista arqueológico la existencia de un ara romana dedicada al dios celta Cosus.



Arquitectura civil PAZOS.



Pazo de LEIS.



Situado en el lugar de Soesto, al borde mismo de la carretera de Camariñas y ocupando el solar donde se erguía la mansión que sirvió de residencia al rey D. Alfonso IX y a la reina Dña. Berenguela según distintos documentos del siglo XIII.

El dicho palacio, que sobrevivió a la edad media fue ampliamente remodelado en 1570 en este lugar de Arneiro sufriendo asimismo las reformas que fueron marcando el paso de los siglos hasta llegar a la actualidad convertido en una hermosa residencia ennoblecida por su cierre adjunto y su palomar además de otras dependencias que enmarcan un edificio de generosas proporciones, de planta cuadrangular con un saliente central en la parte perteneciente a la torre donde existe otra planta superior.

En la fachada campea el escudo de armas, pregonero de las grandezas de sus moradores; este es sencillo de un solo cuartel donde se representan las armas de los Leis,(Pino acompañado de lanzas).



Pazo de APLAZADOIRO.



Situado en el lugar del mismo nombre, esta antigua mansión señorial se nos muestra en la actualidad en un penoso estado conservando en la capilla la pieza heráldica que se nos figura con las armas de los Mariño, Lobera, Bermúdez, Castro y Vilardefrancos.





Casa Torre de XALIANS.



De esta casa torre, solo se conserva en la actualidad, el escudo que figura en la casa de Isidro Parga Pondal en Laxe.



Torre de CARABETE.



En la parroquia de Serantes, se aprecia una sobria construcción con la puerta tapiada donde observamos un escudo con las armas de los Caamaño(Pino y Lanzas) y la cabeza sangrante de los Moscoso.





Palacio de PIÑEIRO.



En el lugar de Piñeiro, se encuentran los restos de esta mansión señorial, que fue solariega de este linaje en esta zona. Los Piñeiro son originarios del castillo de Narahío entre Betanzos y Pontedeume, alcanzaron importancia y renombre en la orden de Malta en la lucha contra los turcos de estos hechos hablan sus blasones nobiliarios que encontramos en esta casa y entremezclados sus símbolos en otros blasones de la zona.





LA VILLA.



La villa de Laxe, era la salida marítima más próxima de la casa condal de Trastámara, señores de las tierras ártabras, desde su residencia en Traba, principado donde se educo el rey de Galicia D. Alfonso V. Asimismo este puerto era lugar de Recalada de las naves que transportaban peregrinos de viaje a Santiago, de hecho la villa esta llena de tales reminiscencias, así el lugar del hospital como punto de partida urbano, situado en las cercanías de la iglesia y de donde partía el camino en dirección a otro importante hito jacobeo, que no es otro que la iglesia de Santiago de Traba, salvando primeramente la puerta del hospital de la muralla se llegaría por los caminos todavía hoy existentes al arenal de Soesto, dejando a mano derecha la punta de “Catasol” para continuar a Traba y a Baio, para unirse mas adelante, cerca de la capilla de Ntra. Sra. Del Camino a la ruta procedente de Vimianzo que juntamente con otras, conformaban los caminos “Franceses” de Fisterra.



A simple vista, se nos manifiesta en esta villa, un importante puerto, los vestigios de su arquitectura medieval, sobresaliendo la iglesia de Nuestra Señora de la Atalaya y la Casa del arco, que conformaban un espacio amurallado, propio de las villas medievales. Dentro del recinto se articulaban los espacios urbanos en torno a dos calles, asi la calle Real y la Calle del Sol, atravesaban la villa de Este a Oeste, dejando a su paso pequeñas placitas unidas por “Vielas” especie de callejuelas muy estrechas. Al menos tres puertas debieron existir en la villas: así la puerta de “Cima” o del Hospital, se situaba en la parte superior en dirección oeste; La de “Baixo” o Puerta real, se situaba en la casa del Arco, la cual como corresponde estaría timbrada por el escudo real, como aquí sucede al situarse en su interior el del reino de Galicia, además del de los propietarios de la fortaleza que serviría de defensa, tal y como aquí ocurre. De esta puerta, partiría el “Camiño Real” en dirección a la ciudad de Coruña, por Carballo, esto hacia el exterior, pues de cara al interior se desarrollaría la “Calle Real” en dirección a la iglesia de la Atalaya, precisamente en sus inmediaciones se hallaría el “Postigo” que seria un pequeño acceso fortificado para el servicio del puerto.

Como podemos ver, tras esta descripción, no nos encontramos en un caso aislado de población, pues este esquema lo hallamos asimismo en villas marineras como Viveiro o Ribadeo, en villas de interior como Vilalba, donde salvando las diferencias de empaque, vemos que el esquema principal se repite.



Como cualquier villa medieval, esta de Laxe, tiene los consabidos puntos fortificados, situados a ambos extremos del perímetro amurallado, así el mas occidental, representado por la Atalaya, donde se emplazó la iglesia parroquial, se defiende por un muro semicircular que recuerda un gran cubo de muralla, el cual se extiende tierra a dentro, dejando un pequeño paso “postigo” hoy en día rampa de acceso del paseo marítimo a la iglesia parroquial, prosiguiendo el lienzo de muralla en cachotería de granito hasta la fortaleza o “casa do arco”. Esta fisonomía, se puede apreciar en las antiguas fotografías de principios del XIX en que la muralla daba directamente sobre el arenal, apreciándose asimismo como las casas de los vecinos, iban apropiándose de los espacios superiores, integrando los lienzos de muralla en sus construcciones.



Será a finales del XIX cuando la villa experimente un crecimiento fuera de su recinto tradicional, primeramente en torno al camino real de Coruña, y posteriormente en la parte limítrofe con el arenal, también por estas fechas, se construirán los edificios del cantón que dotaran al pueblo de una plaza mayor digna y hermosa.



Comenzado el siglo XX, se construirá el primer paseo marítimo para servicio del puerto que unido a los nuevos viales de acceso prolongaran el casco urbano, primero con las “casas Sindicales” construidas en los años 60 para posteriormente las nuevas urbanizaciones, el paseo marítimo y las nuevas dependencias municipales nos hablan de un crecimiento en alza.



Como ejemplo de la arquitectura industrial, la vieja chimenea de ladrillo, perteneciente a la cerámica.







































IGLESIA PARROQUIAL.



La Portada Principal está conformada por arcos apuntados y decorados por sendas arquivoltas de baquetón, los capiteles son de factura sencilla y descansa sobre columnillas a manera de molduras; a pesar de la erosión creemos que la decoración de los susodichos capiteles consiste en formas geométricas. Sobre la Puerta, y como queda dicho, hay un sencillo rosetón con arquivoltas.



INTERIOR

En fechas recientes se ha llevado a cabo una intensa labor de restauración que ha dado como resultado la supresión del viejo artesonado que cubría una parte de los arcos interiores.



RETABLOS E IMÁGENES

Tras la desaparición del Retablo barroco que, según comentarios fue destruido por un rayo, quedó al descubierto el Retablo antiguo, una magnífica pieza del renacimiento. Tiene una iconografía inspirada en temas marianos. Así la antigua imagen titular de Santa María de la Atalaya, talla renacentista policromada, como asimismo lo es la imagen de Santa Inés colocada en uno de los laterales de la nave a las que hay que unir el programa iconográfico situado en las escaleras de acceso al campanario constituido por las imágenes de la Virgen de la Leche, San Antonio y San Andrés que conformaron el antiguo Retablo Mayor al que venimos haciendo mención.





Durante el barroco la Iglesia sufrió una notable transformación en que fue construido el artesonado desaparecido en época reciente; además desapareció el antiguo Altar de Santo Domingo, del cuál se han encontrado restos de la pintura con la imagen del Santo.

Pero no todo fue destrucción, pues otros elementos vinieron a sustituir a los antiguos; así, el nuevo Retablo barroco, que se nos antoja muy rico por la calidad del Sagrario que hoy sigue cumpliendo su función, además de las tallas del Arcángel San Miguel y de Nuestra Señora de la Asunción que hoy ocupan sendas peanas en el Altar Mayor.

Es también en el barroco cuando los cultos alusivos a la Pasión alcanzan un esplendor en su representación plástica. Así esta Iglesia no siendo menos que otras de villas marineras, tiene su espacio a la imaginería de Semana Santa. Aquí nos aparece en dos Retablos situados bajo el Coro. El de Nuestra Señora de los Dolores nos parece más antiguo, con marcado sabor barroco (siglo XVIII). El del Santo Sepulcro, ya con columnas clásicas nos remite cuando menos a los principios del siglo XIX.

Cierran el programa iconográfico dos Retablos neoclásicos colocados a ambos lados del Arco Triunfal; en ellos las imágenes de Nuestra Señora del Carmen, la Asunción, San Roque, San José y San Antonio, nos salen al encuentro. En otros lugares y peanas, imagen de la Virgen de Fátima, Sagrado Corazón, Asunción y Virgen Milagrosa.







SEPULCRO

En la Capilla Mayor y en un lateral, un arcosolio de factura gotizante destinado en un principio a cobijar los restos mortales de Dña. Juana de Castro y Lara, madre de Dña. Urraca de Moscoso.





Escudos, el primero se corresponde con el escudo del ayuntamiento de Laxe, el segundo se encuentra repetido en el arco triunfal de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. De la Atalaya; el tercero con las armas reales de Galicia, conjuntamente con el cuarto, se encuentran el la Casa do Arco; el quinto situado en la rúa Real Nº 15 y el sexto en la Rúa do Sol.



LA CASA DEL ARCO



Este magnifico ejemplar de Casa-fortaleza, que antaño constituía la entrada principal del pueblo, cosa esta muy frecuente en las villas amuralladas, baste quizás citar el de la puerta de Carlos V en las murallas vivarienses. Esta de laxe, fue construida en los años del Siglo XV por Dña. Urraca de Moscoso, condesa de Altamira, y su segundo esposo D. Pedro Osorio, de la casa de los Castro de Lemos, de cuyo enlace dan fehaciente muestra la heráldica tanto de la iglesia parroquial. De estos, podremos añadir como datos genealógicos, que Dña Urraca de Moscoso, era hermana de Bernal Yánez de Moscoso VII Señor de Altamira, Álvaro Paez de Moscoso VIII Señor de Altamira y de Inés de Moscoso y Castro, todos ellos hijos de Rui de Moscoso y de Dña. Juana de Castro y Lara. Por otra parte, D. Pedro Osorio, era hijo de Pedro Álvarez Osorio, Señor de Villalobos y conde de Trastámara, y de Dña. Isabel de Rojas. Del matrimonio de Dña. Urraca con D. Pedro, quedaron por hijos: D. Álvaro Osorio de Moscoso, Obispo de Astorga y D. Rodrigo Osorio de Moscoso II Conde de Altamira que casó con Dña. Teresa de Andrade. Como de este edificio que fue modificado a lo largo de la historia para dotarlo de las comodidades que iban marcando los tiempos, así lo que en principio fue cuadrada casona, mas semejante al donjón de una fortaleza medieval cuyos muros se rasgaban por pequeños ventanales de arquitos campaniformes, de los cuales queda alguna muestra en el interior, y que en el barroco dejaron paso a airosos ventanales y balcones de los cuales solo se conserva el que da a la plaza, pues el que miraba al mar, fue suprimido al ampliarse cara a este lado el edificio con una hermosa galería acristalada.



Durante el Siglo XIX, época de cambios en la sociedad española en que la nobleza titulada se asienta en Madrid, cerca de los cargos políticos liquidándose los grandes patrimonios nobiliarios de Galicia, a lo cual no fue ajena la casa de Altamira, la cual vende esta mansión así como el castillo de Vimianzo a D. Ramón Martelo Núñez, padre de D. Evaristo Martelo Pauman de Nero, Marqués de Almeiras y figura de las letras Gallegas así como militante carlista autor del Himno Militar Gallego carlista; esta familia fue dueña del hermoso palacio coruñés conocido como Casa Martelo; los cuales la vendieron a su vez a la familia Doménech, que tras tres generaciones la pasaron a D. Ernesto Pons, y este a D. Calixto Añón, su actual propietario. Hoy en día, convenientemente restaurada, es un importante establecimiento hostelero, de buen comer y refinado servicio, lo cual es parejo al entorno del que venimos tratando.

Un elemento característico de este edificio, son las dos monumentales chimeneas que le dan un aspecto sobrio y palaciego, propio de las fincas de “lecer” de la nobleza a principios de la edad moderna.



HERÁLDICA.









.



Escudo barroco situado en la Rúa do Sol, en un edificio del siglo XVII. Según se desprende de una inscripción colocada en el dintel de la puerta de acceso al inmueble, su modelo se puede relacionar con los escudos barrocos decorados con profusión de hojas carnosas, destacan la cadena que bien pudiera pertenecer a los Varela o a los Bermúdez, las lanzas de los Caamaño o Leis, así como el castillo atravesado por la espada. Un león pasante, y una mano que aprieta un Haz, blasón este muy similar a los Pallares.



Escudo situado en la Rúa do Camiño Real Nº 15, es de factura antigua, quizás del siglo XVI, y rudimentaria, en el se representan las armas de los Caamaño de Leis, con un curioso árbol que parece una custodia, y la espada y roeles que pudieran pertenecer a los Feijoo.


Respostar