HECHICERAS, BRUJAS, ADIVINADORAS, JUDEOCONVERSO SENTENCIADOS

Feitos do noso pasado común
Respostar
gaibor
Foreiro Maior
Foreiro Maior
Mensaxes: 281
Rexistrado: 27 Xan 2014, 19:22

HECHICERAS, BRUJAS, ADIVINADORAS, JUDEOCONVERSO SENTENCIADOS

Mensaxe por gaibor » 07 Feb 2014, 19:15

BRUJAS, HECHICEROS, ADIVINADORES, JUDEOCONVERSOS PROCESADOS Y SENTENCIADOS, TRADICIONES ORALES .... EN LA TIERRA DE LEMOS.

Por Felipe Aira Pardo

Existen casos de personas que fueron perseguidas, procesadas y acusadas, de ser “brujas, hechiceras, adivinadores.... “ en la comarca de Lemos y su entorno. Algunos de ellos ya están publicados, otros se encuentran inéditos.

En algunos casos, no es fácil encontrar los libros en los que se narran los siguientes episodios, y por ello, los voy a reflejar ahora:
Magadalena das Pereiras,
La Adivinadora de Distriz,


Magdalena das Pereiras.

Bernardo Barreiro de W. En su obra, “Brujos y astrólogos de la Inquisición y el libro de S. Cipriano.” Pags. 207-211:

“Monforte. Año 1646.
Esta mujer fue una pobre vieja, casada, labradora y curandera a quien prendió el vicario de los frailes benedictinos de Monforte por la mucha fama que había conseguido dando remedios para variar enfermedades
Pero dejando aparte todo extracto y comentario nuestro, nos agradecerá el lector que copiemos íntegra la relación que los inquisidores hacen de este curioso proceso al Supremo Consejo, sin añadir ni quitar una sola palabra, dice así:
Magdalena das Pereiras, alias la Vedoreira de Canide mujer de Antonio Rodriguez, labrador, vecino de la villa de Monforte de Lemos. Fue testificada en la visita que hizo el inqusidor Licenciado don Antonio Ozores, en el año pasado de 1646, de que teniendo cierta mujer una hija que trataba un hombre ilicitamente, debajo de la palabra de casamiento, y temiendo no la burlase y dejase deshonrada, se fue a casa de la reo, por tener ésta fama de bruja, que adivinaban muchas cosas, y la pidió le hiciese algún hechizo para que se casasen.
La reo le respondió que en volviendo a su casa le enviase una pieza de la ropa de dicho hombre y que no tuviese cuidado, y habiéndola remitido una manga de la ropilla del sobredicho, le dijo que no tuviese cuidado, que presto se casarían y serían buenos casados, lo cual había sucedido dentro de tres semanas. Y que en otra ocasión preguntando cierta mujer a la reo, viendo que daba remedios para cuantas enfermedades y cosas la consultaban “que, ¿quién le había enseñado tanto?” le respondió que siendo niña de doce años, estando un día en casa de sus padres teniendo un poco de orujo en el regazo se le viniera una paloma a él y luego se le pusiera en la cabeza y le hablara diciéndola que podía curar de cuantas enfermedades quisiera y conocer todas las yerbas, y que la paloma era el Espíritu Santo.
Y que viniendo cierto labrador a comunicarle las enfermedades de otras personas –por ser público daba remedios a cuantos se lo pedían-, le preguntó la reo si traía alguna pieza de la ropa de ellos, y que era forzoso le trajera de cada uno de ellos o cinta o petrina, o otra cosa, que era por donde se había de conocer la enfermedad y trayéndole luego la petrina del uno, y un harapo de la camisa del otro y la faja de otro, hizo la reo a todos los objetos unas cruces, y mandó poner, a cada enfermo, lo que era suyo, ceñido, y habiéndoselo hecho no sanaron, y dicho hombre volvió a consultar dicha Vedoreira a la cual halló llorosa porque decía la quería prender cierto comisario, como vicario de los frailes Benitos de Monforte, y consolándola ella le respondió que no la podían hacer ningún agravio sino porque adivinaba. Y que habiendo faltado un salero de plata sobredorado a cierta persona (¿el conde de Lemos?), teniendo noticia que la reo adivinaba y daba noticia de cosas perdidas la envió a preguntar por un criado, quién se lo había hurtado, y le envio dos reales, y en el medio tiempo que fue el dicho mozo a preguntárselo la persona a quien le faltaba (no dice quien pero debía de ser el cocinero o mayordomo del Conde), fue a un arca donde tenía castañas y lo halló allí, y habiendo venido de mozo y preguntándole que le había dicho la bruja, respondió que le dijera que el salero estaba en el arca de castañas, lo que era así; sin que decirle dónde estaba le había hecho aguardar un día y una noche, y habiéndole pedido remedio para un ama que había perdido la leche, le mandó comer pan y cebollas, con lo cual le había vuelto en abundancia.
Que a cuantos daba remedio les hacía esperar un día y una noche. Que habiendo faltado un poco de ropa de vestir a unas mozas de servicio, preguntándole a la Vedoreira quién se la había hurtado, les respondió no quería decirlas cosa ninguna, porque habiendo hurtado al Conde de Lemos un poco de plata de su aparador, porque descubrió quien la había llevado, el conde le había mandado no usase de aquel trato.
En 4 de mayo de 1650 fue reclusa en cárceles secretas y en 6 del mismo se le dio la primera audiencia en que dijo ser de sesenta años de edad, de casta de cristianos viejos, y que presumia que habia sido presa porque, habiendo tenido un mal parto y quedando bien hinchada y mala, fue a otra mujer de dicha villa que ya es difunta y que curaba muchas enfermedades, la cual le mandó traer de la Botica un poco de manteca de azahar, asente, ruda orégano e incinso, y de todo le hizo un emplasto que le puso en el estomago y otro en el riñón, y le mandó bebiese un poco de aceite, dos o tres veces en las mañanas siguientes, con el cual remedio se halló buena, y después a las personas que le pedían alguno para sus enfermedades, le daba el mismo y a otras se lo hacía, con lo cual vino a tomar mucho nombre que de muchas partes acudían a ella, y que nunca había hecho otra cosa, ni lo sabía, sino que con un poco de aceite, diciendo primero tres veces “En el nombre de Jesús”, corría los brazos a los enfermos de la espenilla, y porque un cura le había venido preguntando quién le había quebrado una cosa y le respondió ella que no era mujer que supiese esas artes ni otras mas de lo que lleva dicho, la denunciara delante del Vicario de los Frailes de Monforte, el cual la reprendió.
Que a las mujeres a quienes faltaba leche para criar sus criaturas las mandaba tomar apio, britonia y manteca, y echando todo a hervir, la bebiesen en tres mañanas; el cual remedio lo había tomado ella y le saliera bien y así lo recomendaba a los demás.
Votada a question de tormento y puesta en él, y después de desnudada dijo: que era verdad lo de la paloma, y añadió que segunda vez la encontrara en el campo y se le había puesto en el regazo y ella le daba migajas de pan, la cual se bajó al suelo a picar un poco ruda y dijo la reo: que con aquella yerba había de curar de todas enfermedades, y que era el Espíritu Santo, que no lo dijese a nadie. Y negó todo lo demás y habiéndola ligado en la silla ya puesto la mancuerda y amonestada dijese la verdad (¡60 años!) respondió que no tenía más que decir, sino que tuviese misericordia de ella, y se le mandó dar la primera vuelta y apretándola se rompió el cordel y se puso otro.
Fue votada a salir de una iglesia en forma de penitente con una soga al cuello, donde le fuese leída la sentencia, y al día siguiente se le desen 200 azotes por las calles a la vergüenza pública y fuese desterrada de Santiago, Madrid y Monforte de Lemos con diez leguas en contorno, por seis años: lo cual se ejecutó en 3 de octubre de 1650. (Visita del Inquisidor Lic. Don Juan Rojo).
Su causa en 109 fojas, se archivo a 12 de octubre”



La adivinadora de Distriz

Manuel Hermida Balado, en su obra “La VII Condesa de Lemos y la Corte de Felipe III”, pags. 93-96.

“Hasta fines de mayo de 1600 no hicieron los nuevos marqueses de Sarria su entrada en Monforte. El feudo de los antepasados de don Pedro dispensó al joven matrimonio un recibimiento apoteósico... Doña Catalina gustaba de adentrarse en el río y, aquí salvando obstáculos y allí abatiendo gallinejas, muchas veces llegaba a la aldea de Destriz, en la que vivía una adivina al estilo de la que la viera nacer en Cigales y, como ésta, famosa por sus vaticinios en muchas leguas a la redonda.
Tenía esta mujer en su habitáculo una pequeña piedra que prensaba hierbajos contra la esterilidad de las esposas y aseguraba la bruja que cuantas, deseándolo no lograban hijo, nada más penetrar en la choza, y como atraídas sin advertirlo por una fuerza misteriosa, acudían a posar cualquiera de ambas manos sobre la piedra.
Si la casada levantaba instintivamente la piedra, el hijo estaba asegurado con sólo injerir, en una noche de plenilunio, una hora antes de cualquiera de amor, un brebaje tibio obtenido mediante cocimiento de las hierbas que la piedra tocaba, pero al fuego de la leña de una encina de Mañente, que la meiga reputaba sagrada, y con el agua color de cobre emergida del manantial de Pantón. Si la casada mantenía inerte la mano sobre la piedra, significaba que su sexo era yermo como la piedra misma y no había remedio humano posible contra su infecundidad.
Pero la sibida cristiana, ella dejaba para las decepcionadas una lucecita de esperanza en la suprema voluntad de Dios y decía que, contre el dictamen negativo de la piedra mágica, aún cabía el milagro si se pedía al Señor con verdadero ardor devoto. Aunque pocos casos conocía ella de mujeres que habían conseguido prole a pesar de hallarse sentenciadas a infecundidad por la piedra.
La adivina de Destriz como se ha visto, era hábil y no se comprometía. Nos hems referido a ella, sin que nada documental pueda acreditarnos su existencia, por no ocultar un vuelo de nuestra imaginación hacia la hipótesis de que doña Catalina pudiera alguna vez visitarla en ansia de remedio para su esterilidad. Así infructuosamente lo hizo, tal que no tardaremos en ver, con otra mujer que le apagó todo el fuego de su ilusión en este sentido, siquiera esta última, por su hábito monástico y por su aura de santidad, estuviese muy por encima de la condición de hechicera.
La tradición mantiene aún hoy noción de la bruja de Destriz. Se habla de ella en esta parroquia y en las inmediatas. En nuestra infancia, un sacerdote de venerable memoria, don Tomás Andrade, nacido en la parroquia de Piñeira, colindante de la de Destriz, y fallecido, casi centenario, a principios de siglo, nos contaba cosas de la bruja, recogidas de los abuelos y padres de él. Pasaba por hija de moriscos procedentes de Castilla y muerto antes de que el rey Felipe III decretase la expulsión de los de su raza. Por eso, si en realidad existió, los días de su vida tuvieron que coincidir con los hechos que reseñamos(...)”


Inéditos hasta la fecha, y que incluyo en mi trabajo “La comunidad judía y judeoconversa de Monforte de Lemos”, vamos a citar unos cuantos.

“(...)Amaro Rodriguez vezino de tierra de caldelas denunciado de hechizos (...)”*

“(...)Elena de Pombar vezina de Lor, denunciada de hechizera famosa y adevina (...)”*

“(...)la vieja de forxan vecina del lugar de forxan denunciada de lo mismo(...)”*

*Archivo Histórico Nacional Sección Inquisición de Santiago, Carpeta nº 10, legajo 2045, año 1580.


Vamos a relacionar algunos de los casos que quedaron registrado en el “Libro de Registro de Escrituras de ambos archivos por el P.P. Fray Mancio de Torres. Inventario de escrituras de el archivo de Sancto Vicente de Monforte de Lemos, hizose el año de 1613”. Colección particular de la familia López Baamonde. –Monforte de Lemos- Tenemos copia del original.

“Cajón 10.
Procesos eclesiasticos.(...)

(...) Proceso por denunciación contra Joan Arias de Armesto clérigo, renegador y blasfemo, ante Antonio Fernández, año 1545.(...)

(...) Querella de Macia Alonso contra Tomé Pérez de Campelo clérigo sobre malas palabras, en 11 de julio de 1585.(...)

(...) Diligencias que hizo el abad para saber quienes eran un fraile tunitario y otro tercero y un estudiante que andaban por la villa, en 20 de abril de 1589.(...)
(...) Pleito criminal contra Pero Nuñez clérigo de Rivas Altas, que no administraba bien su oficio y habia hecho ciertas faltas, en 8 de octubre de 1593 (...)

(...) Proceso de oficio contra Luisa Pascuala que almorzó de una empanada día de Pascua y después comulgó. Fecha 15 de abril de 1594.(...)

(...) Proceso criminal contra Vitorio Alvarez cura de la Regua, sobre amancebamiento que no se probó. En 5 de noviembre de 1594.(...)

(...) Información de oficio contra Jorge de Gaibor escribano, porque hacía decir misa en su casa sin licencia del Abad. En fecha 17 de julio de 1595.(...)

(...) Auto de oficio contra Bartolomé Dieguez francos, por amancebamiento con María Preta, en primero de septiembre de 1608.(...)

(...) Proceso criminal contra Antonio de Sezeda, capellán de Doade, sobre que trataba con la hija de Diego de Otero, en 20 de marzo de 1596.(...)

(...)Auto de oficio contra Clara tabernera de Doade por amancebamiento en primero de septiembre de 1608.(...)”

“Trabajar en fiestas.

(…)Proceso contra Jacome Alvarez zapatero que trabajaba en las fiestas, en 8 de abril de 1603. (...)”

“ Blasfema y haber roto la tulla

(...)Auto de oficio contra Joan Dieguez da Mamoela y otros, que rompieron la tulla, en 1 de septiembre de 1608 (...)

(...) Proceso contra el abbad de Rozaballes porque se le derramó el caliz consagrado, en 5 de junio de 1603 (...)”

En el Archivo Histórico Municipal de Monforte de Lemos, Carpeta nº 3 legajo suelto del año 1595:

“En 17 de setiembre del dho año (1595) pague a un peon que fue allamar a Vernal Díaz, ofiçial de Sarria, par ajustiçiar a María Dacosta “La Cona”; tres reales y asi mismo pague al dicho Vernal Diaz veynte reales de quatro dias venyda y sentada y buelta(...)”


Casados dos veces, actos y palabras heréticas y mal sonantes, y causas sentenciadas

Archivo Histórico Nacional, Tribunal de Santiago, Relación de Causas. Inquisición. Legajo 2042. Año 1580.


Relación de las causas que hubo en la visita que hizo el Doctor Diego de Alba en este Reyno de Galicia el año de mill e quinientos y ochenta //

Salyo el doctor alba a la visita ordinaria en diez y siete de agosto del dho año por Via de Lugo yendo por secretario della Juan Martinez de mallea y por alguacil Jacome Rodríguez Portero, primeramente estuvimos en la villa de Mellid catorce dias de alli partimos a la ciudad de lugo entreynta y un dias del dho mes de agosto a do estuvimos el septiembre hasta cinco dias del mes de otubre. Luego partimos para monforte de lemos adollegamos a siete del dho mes y allando toda la villa enferma del catarro y que en ella no se podia exercer el officio pasamos para tierra de Viana del bollo en onze del dho mes de otubre (...)del dho mes caímos todos en cama de la misma enfermedad porlo qual solos e mando por aquellas partes ler el edicto por algunos comisarios y Rectores del contorno (...) luego que Dios fue sentido darnos salud partimos del dho lugar (...) a diez y nueve del dho mes de octubre para volver a monforte de que avia Relacion y va mejorando en salud y ansi llegamos alli en veynte y siete del dho mes de octubre visitose la dicha villa y el contorno desde primero de noviembre que se leyo el edicto en forma hasta trece del mes de diciembre (...) partimos el dho dia y llegamos a Santiago a los diez y nueve del dho mes, lo que de esta visita resulto es lo siguiente / (...)

Vamos a relacionar algunos ejemplos de los que se citan:



“CASADOS DOS VECES

(...) Castro Caldelas Payo Trigo natural de Sey Xalvo denunciado de lo mismo no se acabo La averiguación por ser el primer matrimonio en madrid según la relación del denunciante.

Castro Caldelas Juan de Gayoso alias Ruy Lopez natural del lugar de caldelas denunciado delo mismo, son del primero matrimonio cuatro testigos de vista y entre ellos la primera mujer dejose de averiguar el segundo matrimonio por estar muy apartado donde se habia de hacer la información y cerca de esta ciudad.

Monforte Alonso Rodríguez Pedrero vecino de san Miguel de Rosende, denunciado de lo mismo, son 4 testigos de vista del primer matrimonio y entre ellos la primera mujer, del segundo matrimonio hay uno de relación que paso cerca de la raya de Portugal hacia Ribadavia y asi por entonces no se hizo mas diligencias.

Monforte Bastian da Portela vecino de san Payo de Diamonde, denunciado de lo mismo, examináronse cinco testigos son los tres de vista del segundo matrimonio y dos de cohabitación del primer matrimonio hay relación que se contrajo cerca de Orense de la vida de la primera mujer. Son dos testigos de vista, dejose por entonces el examen del primer matrimonio por ser lejos y cometiose al comisario.

En Monforte Francisco Rodríguez Dobale natural de Santa María da Penela Residente en Madrid, denunciado de lomismo examináronse nueve testigos del primer matrimonio son los cuatro de vista(...)

En Monforte Fernán González Currador vecino que fue de monforte y anda vagando, denunciado de lo mismo diose comunicación al comisario de monforte por no haber tiempo para recibirla por entonces.

En Monforte Geronimo Álvarez carpintero natural de la feligresía de Bahamorto junto a monforte denunciado de lo mismo examináronse 2 testigos los cuales dijeron que el primer matrimonio paso en madrid y que se lo oyeron a la primera mujer y por esta razón no se hizo diligencia por entonces sobre el segundo que es cierto que se celebro en la dicha feligresía de bahamorto.


En Monforte Basco de marcas escribano denunciado de lo mismo examináronse cuatro testigos y el uno de ellos de vista del segundo matrimonio y los demás dicen que el primero matrimonio paso en Vallid Por entonces no pudo haber mas lid.

En Monforte maestre Guillén barbulla entallador y pintor Vecino de Santalla de touriz denunciado de lo mismo examinaronse cinco testigos del primer matrimonio son los tres de vista no se tomaron testigos del segundo matrimonio por no inquietar le basta que se sepa de la vida de la primera mujer que se huyo mucho tiempo ha(…)”

ACTOS Y PALABRAS HERÉTICAS Y MAL SONANTES.

En Monforte Pero nuñez de Roçavalles tierra de manzaneda denunciada de haber dicho que aunque uno muriese en pecado mortal no iría al infierno, examinaronse dos testigos de vista trajose al offº y recluyose en las carceles secretas.

En Monforte Jorge Lopez de quiroga vecino de la aldea de bustelo, denunciado de haber dicho en cierta conversación que no era pecado mortal que un hombre casado yendo camino fuera de con su muger se juntase con otra carnalmente, examinaronse çinco testigos y solo uno de vista y el reo.

En Monforte Ares nuñez vecino dela feligresía de villa de mouros, denunciado de que veniendo con otros por un camino y topando en ella una cruz de palo la miro y dijo quitándole la gorra que pesase a Dios con ella que muchas veces le había quitado el sombrero y ella nunca le habia querido hablar y en esto hecho luego mano ala espada y con una cuchillada que dio en ella la derroco un braco y que habiéndoselo puesto cierta mujer que allí estaba el dicho ares nuñez volvió a dar dicho golpe con la espada a la misma cruz y se lo volvio a derrocar y que asimismo habiéndosele puesto otra vez el dicho ares nuñez volvió la tercera vez a derrocar el braço de la cruz hasta que después habiéndose llegado gente asito le detuvieron hubo de esto proceso hecho en lugo por el provisor y presento el reo una sentencia dada contra el en que le condenaba en que pusiese alli otra cruz nueva a su costa ya que hiciese decir una misa en su parroquia y que allí estuviese con una candela de cera en la mano la cual ofreciese con la limosna dela misa al que la dirigiese y en mill mrs envie al offº esta sentencia y denunciación por parecer el hecho notablemente injurioso y escandaloso y que no se castigo suficientemente ni con penitencia debida y asi mandarlo V.s. se emviara por el proceso de esta causa.

En Monforte Pedro fernandez labrador(...) denunçiado que deciendo cierta muger que quisiera ser como Una criatura pequeña que estaba presente porque las vírgenes merecían mucho delante de Dios el dicho pero fernandez dicho a esto que no habia tal como las mujeres sacudirense y deciéndole la dicha mujer que(...) el dicho Reo torno a decir y nuestra senora no se sacudio tambien por que pario ella luego examinaronse cinco testigos el Uno es de vista el otro dice que habiendose alli dicho que nuestra señora habíaa sido virgen y se holgaba con las que lo eran el Reo dijo yo bien creo que nuestra señora es virgen Perolas otras mujeres vale mas que hagan hijos y almas para Jesxpo que no ser Virgenes los demas testigos son de oydas enviose el Reo al offº y recluyosse en las secretas y esa confitente.

En Monforte Catalina bazquez vezª del coto de buxan cerca de monforte denunciada deque tratando ciertas palabras de desonestidad dijo que no era mucho que pues que nuestras señora habia hecho por los hijos que las mugeres lo hiziesen tambien porque si nuestra señora no lo hiziera no tubiera hijo examinaronse quatro testigos y los tres dellos son de vista truxose al offº latestificacion y Prendiosela Rea.

En monforte Bartolome alvarez labrador vezº del coto desover., denunciado dequestando comiendo carne un savado en la noche que hera ansimismo bispera de nuestra señora ciertas personaledixo quepor que comia carne que a un que no fuera siquiera sino por Reverencia de nuestra señora Labirgen yotras palabras el dho bartolome alvarez dixo, bateday ytambien nuestra señora nopario yquettambien nuestraseñora seavia maridado comolasotras y que Poreso pariera como las otras examinaronse cinco testigos los tres de vista y los dos de oydas y declararo que le mandasen aquella platica sedixo por tener parte carnal con hombre truxosela testificacion al offº.

En monforte fernan Rodriguez vezº del castro de sat salvador de moreda denunciado deque dixo estando en companía deciertas personas quesanta maria no hera virgen solo un conteste que se dio por testigo de vista en lo denuestra señora se allo que ya era defunto yansi no se procedio en ello.

En monforte Alonso ferro vezº desanta maria de abeleda denunciado de que pediendo un cobrador dinero por unas bullas dxo que nunca tomaria bulas Porque despues executavan porellas yque las bulas noleavian dellevar al cielo examinaronse quatro testigos y solo uno de vista.

En monforte francº lopez Vezº del coto de barvadelo denunciado dequeestando en cierta combersacion deziendo uno queavia visto a dios por queavia bisto la ostia consagrada, dixo el dho francº lopez que aquella hera su figura que dios estava enel cielo por fiando en ello muchas vezes, examinaronse siete tesº y los cinco de vista traxoselatestificacion al offº y fue presoelReo.”

HECHICERAS.

“En Monforte , María Afonso Vecina del lugar de francos, denunciada de que adevina echando gotas de cera en una escudilla de agua y otras supersticiones el denunciador dijo que sobre el habia proceso ante la justicia seglar y no se había sentenciado por haber ella huido a otra parte.”


“Monforte. Dña Ana de Toledo hija de don garcia de toledo sobrina de la duquesa de alba denunciada de tener pacto y acceso con el demonio. Examinaronse dos testigos que refieren como estando la dicha doña ana en palacio en compañía de la dicha duquesa su tia se trataba entre las damas de la serenísima Reyna (...) que sea en gloria que la dicha doña ana decia publicamente que teniendo ella deseo de saber nigromancia y estando un dia a solas en su aposento habia en el un hombre vestido de amarillo y le habia dicho que le cumpliria su deseo si se acostaba con el y que ella acepto esto y que desde alli en adelante adivinaba cualquier cosa (...) y habia adivinado apostando con la dicha Reyna cuando habia de recibir cartas (...) y que ansimismo estando una vez comiendo había adivinado un presente (...) que le enviaran a a doña Leonor de Toledo su prima deziendole que le habian traido (...)y que luego como dixo esto fue reprendida la dicha doña ana por la dicha duquesa y ella le habia respondido dexenme que yo lo pagare dando a entender que le habia de castigar el hombre vestido de amarillo que era el demonio dejando que se acostara con ella y deziendola como podia ser aquello pues ella se acostaba con su hermana (...) Respondia que el dho hombre no se acostaba sino a su lado y la mandaba que cuando el santísimo Sacramento sealçava enla misa baxara los ojos y no le adorarse/ los dichos dos testigos fueron la Condesa de Lemos y doña Isabel de morales su criada que a la sazón que paso lo susodicho lo hera de dña Ana de la Cerda defunta dama que fue de la Reina y dicen que esto se platicava entre las damas que a la sazon estaban en palacio, que eran la marquesa que agora es de ladrada yarna y Jacinqur Rivera que sofonista doña Euladia y bimiesa francesas y doña isabel de la Cueva duquesa de osuna y doña Estefanía Manrique y doña leonor de toledo que agora es monja descalza en Madrid doña juana de Roxas hermana de don Gonzalo (...)y que la dicha doña Ana en este tiempo seria de hedad de hasta diez o onze años y que por esto algunas personas atribuían lo que ella decia a niñez y otras que podia ser verda enviase a Vsª esta relación (...)para que bea el caso y diligencia que dello se debe hacer o si pareciendo esto ser locura de muchacha por ser persona tan principal se deba borrar del libro de los notados Vsª vera lo que más convenga./”
En Monforte Pero diaz de martín vecino del coto de martín denunciado de hechicero y adivino y que iba donde andaban las brujas examinaronse quatro testigos y el uno dellos dize oyo decir al Reo si se quería ir con el a ver las brujas de noche no resulto otra cosa./

Amaro Rodríguez vecino de tierra de caldelas denunciado de hechicero y adevinador de las cosas perdidas y que entraba en cercos con los demonios y de deshacer hechizos examinaronse cinco testigos los dos dicen haber oydo al reo que estaba en cercos y hablaba con los demonios y el uno dellos que le yba pedir Remedio para cierta enfermedad le respondio que hasta que entrase en el cerco no le podia decir nada otros dos testigos dizen que yendo el uno dellos a pedir Remedio para que su marido le quisiese bien el Reo la dixo que le traxiese un poco de tierra que hubiese pisado el dicho su marido/ “
En el capítulo titulado:
“CAUSAS SENTENCIADAS”
“En Monforte” se citan, entre otros:
Blas Perez Felon vecino de la feligresía de San Pedro de Besteiros;
Lope Díaz, clérigo, Rector de San Martiño de Folgosa;
Antonio de Moure, clérigo, Rector de Santa Maria de Arcos, distrito de Lugo
Alonso Darribas, labrador vecino de San Juan de Barantes, condado de Lemos.
Diego Pérez labrador, vecino de San Miguel de Rosende.
Gómez das Seixas, vexino de san Xual de martín
Catalina Rodríguez, vezino de monforte
Antonio da Risea.
Pedro Merino
Juan Méndez.
Proceso a dos bachilleres mancebos (...)”


ALGUNOS FAMILIAS MONFORTINAS JUDEOCONVERS PROCESADAS POR LA INQUISICIÓN.
Por Felipe Aira Pardo

LA FAMILIA MONFORTINA JUDEOCONVERSA DE LOS FREYTAS.

Archivo Histórico Nacional Sección Inquisición de Santiago, Relación de Causas, Carpeta nº 22, año 1588.

El judeoconverso monfortino Miguel de Freytas y sus descendientes procesados por la Inquisición.

“En la villa de Monforte de Lemos fueron denunciadas muchas personas como son Maria rodriguez, Justa rodriguez, Phelipa rodriguez, Ana rodriguez, thome gonçalez escrivano, miguel gonçalez clerigo, madalena gonçalez, de que siendo christianos nuevos descendientes de judios todos ellos hijos y nietos de un Miguel de freytas vezino que fue de Monforte relaxado por judayzante en la Inquisicion de Lisboa todos ellos trayan oro, plata, seda, paño fino y tener officios prohibidos contra las leyes y pragmaticas de estos reynos e ynstructriones de los santos officios Consta todo esto bastantemente salvo el haver sido el dicho Miguel de
freytas relaxado y ansi no se procedio contra el los conforme a la instruction y orden de vista hasta tener luz de la inquisicion de Lisboa de lo que cerca de este negocio ha passado adonde se le ha escrito para que embien razon de lo que ay en esto.”

LA FAMILIA MONFORTINA JUDEOCONVERSA DE LOS ÁVILA.

José Ramón Ónega, en su obra “Los Judíos en el Reino de Galicia” Pag. 520-521.

“En 1725 el 30 de noviembre, se celebró un Auto en Sevilla, en el que salieron tres relajados en persona, arrepentidos a última hora y agarrotados según costumbre. Dos de ellos eran viejos; la tercera persona, una mujer de edad regular. Fue el primero Juan Antonio de Avila, de Monforte de Lemos, avecindado en Sevilla, soltero, de sesenta años, tratante, reconciliado en Valladolid el 23 de octubre de 1701.”



LA FAMILIA MONFORTINA JUDEOCONVERSA DE LOS NÚÑEZ.

José Ramón Ónega. “, en su obra citada., pags. 521-522.
“·En 1727 fue capturado un grupo de diecisiete personas que al parecer pretendían pasar de Portugal a Francia para practicar libremente su religión. Se encargó de su procesamiento y juicio la Inquisición de Valladolid. Al Auto de fe salieron, entre otros(...) Otro grupo familiar lo constituyen Juana Núñez, de Monforte de Lemos, vecina de Pinhel, con sus hijas Blanca, María Jerónimo(...)”
LA FAMILIA MONFORTINA JUDEOCONVERSA DE LOS FEIJOO Y ALVAREZ.

Archivo Histórico Nacional, Sección Inquisición de Santiago, Relación de Causas, Legajo 2042, carpeta 7, año 1581

Clara Feijoo y Violante Alvarez.

“Pendiente de Carcel.
(...) Clara feyxoo y biolante alvarez christianas nuevas vezinas de Monforte diocesis de Lugo fueron testificadas por (...) testigos de aoydas que havia oydo decir que estando tratando de la muger del licenciado vazquez vecino de Monforte que es la dicha clara feyxoo y de la dicha biolante, que Maria Alvarez hija de la dicha Clara feyxoo havia dicho que quando la dicha clara feixoo y la dicha violante alvarez ayunavan hacian colacion al medio dia y no comian hasta la noche salida la estrella. Los contestes que dio no se han examinado por estar fuera del districto de la bista.”


LA FAMILIA MÉNDEZ CORREA.

Roberto Fernández Rouco, en su obra “Xudeos e Conversos Galegos. Notas para unha historia pendente.” , publicada em el año 2008 por la editorial Alvarellos, en la pag. 123, citando a Jiménez Monteserín. “Introducción a la Inquisición Española”. Año 1980, cita, entre otros a:

“Isabel Méndez Correa, soltera natural da cidade de Monforte e veciña da vila de Pastrana, de idade de vinte e cinco anos, xudaizantes confitente, saíu ao auto en forma de penitente, con sambenito e lénselle a senteza co mérito, abxurou os seus erros, e foi reconciliada en forma, con confiscación de bens, que non tivo, hábito, e cárcere perpetuo.”

Isabel Méndez Correa, monfortina judeoconversa, aparece entre los procesados en la “Relación de conversos galegos ou veciños dalgunha vila de Galicia que foron xulgados polo Tribunal da Inquisición no Auto de Fe de 1680 en Madrid, presidido polo rei Carlos II, chamado o enfeitizado”, como asevera Roberto Fernández Rouco. (35) J. R. Ónega. O. c, pag. 521 y 522.










LEYENDAS, REFRANES, QUE DENOTAN LA TRADICIÓN HEBREA EN MONFORTE.

Por Felipe Aira Pardo

Monforte de Lemos, Monforte dos demos.
Hay tradición oral, que pasa de generación en generación, llegando hasta nosotros, y que plasmaron algunos historiadores locales del siglo XIX y XX, de que los habitantes de los ayuntamientos vecinos, especialmente, Sarria, solían cantar durante el siglo XVI-XVII a los monfortinos:

“Monforte de Lemos,
Monforte dos demos,
quinientos veciños,
trescentos ladrós,
e o resto xudíos.”

Creemos que estos cantos, se originan durante el siglo XVI-XVII, como consecuencia de la cantidad de familias conversas que se asentaban en aquellos momentos en nuestra población.
Nos llama la atención la asiduidad con que se recuerdan estos cantos por parte de las gentes de edad avanzada, sobre todo del barrio de San Vicente.

La Leyenda más enraízada en la población y un judío con papel destacado.

Es conveniente hacer referencia a la leyenda más enraizada en la población: la “Corona de Fuego”. En alguna de sus versiones, por ejemplo la de Galo Salinas, se cita con papel destacado a un judío de Monforte, que facilita una pócima al abad de San Vicente para dormir a la hija o mujer del señor feudal –depende de la versión- y llevar a cabo su pecaminosa actuación.

D. Manuel Yáñez González, en su obra: “Memoria crítica de las tradiciones y monumentos de Monforte”, escrita a finales del siglos XIX:

“San Vicente del Pino ha dado también pretexto a una leyenda muy extendida, que, para muchos, despojándola de algunos atavios con que la engalanó y desfiguró la caprichosa fantasía de los poetas, tiene el carácter de incontrovertible verdad histórica, y ha servido de tema para novelas como “El Secreto de una tumba” de D. Manuel Amor Meilán; “Lenda Horrore” de Galo Salinas(...)
(...) He aquí, en sustancia, á que viene a reducirse el relato de un escritor y poeta* acerca de este punto: Un conde de Lemos fue llamado por el Rey Alfonso X, a guerrear con la morisma, dejando, entretanto, a su hija única al cuidado de su deudo el Abad de San Vicente. Éste se enamoró, hasta la locura, de la pudorosa y linda joven, y, para lograr sus criminales intentos, valióse de un narcótico que le proporcionó un judío de Monforte y de la complicidad del aya de aquella. A fin de evitar que se conociese la deshonra de la hija del conde y el causante de ella, concluyó por envenenarla, coincidiendo su entierro con la llegada del de Lemos que volvía cargado de laureles. Descubierto a poco el delito por confesión de un paje en la hora de la muerte se lo había revelado la cómplice del abad, propúsose el conde tomar una venganza feroz y horripilante(...)”


El orfebre israelí, Samuel Arqueba.

Samuel Arqueba es mencionado por algunos historiadores locales.

D. Manuel Hermida Balado, que fue Cronista Oficial de Monforte de Lemos, en su obra “Vida del VII Conde de Lemos”, escribe:

“La fortaleza monfortina estaba constituida, según puede perfectamente apreciarse en nuestros días, por secciones escalonadas de murallas, y en los amplios rellanos entre unas y otras, no sólo se edificaban casas que formaban las calles, sino que se labraba la tierra para cultivo de hortalizas, vid y árboles frutales, en parcelas intercaladas por unos –cubos- o bastiones que eran, aparte su bélica finalidad defensiva, testimonio inconmovible de un derecho feudal de tránsito, presencia y vigía, en aquellos terrenos de propiedad privada. Los huertos próximos a la Porta Nova resultaban, por su orientación al Mediodía, muy indicados para el desarrollo del cerezo, y nosotros mismos recordamos haber gateado en nuestra infancia por los troncos cuyas ramas nos ofrecían el arrebolado fruto. Daba acceso esta puerta a la Rua Nova, llana y menos angosta que las demás vías, en la cual estaba la ergástula de la Inquisición. Seguían los cortejos por la pina calle de las judería, con su sinagoga, y la casa, que aun hoy puede verse, de Samuel Arqueba, maestro de orfebres a cuyas privilegiadas manos debióse la confección de joyas que, por constituir preciados tesoros, se fueron legando de generación en generación, no sólo entre los Lemos, pues que también entre otras familias galaicas de muy claro blasón.
Llegadas las comitivas a la plaza principal de la ciudad, en la que entre otras mansiones de nobles se alzaba la de los Somozas, recios guerreros, más temerarios y aguerridos que cultos(...)”

D. Manuel Hermida Balado, en su obra “Lemos”,pags. 477-478:

“(...) Queda dicho que entre las que fueron murallas no demasiados sólidas, pues que se rindieron más a la acción del tiempo que a la de los hombres, subsisten las dos calles más importantes del poblado antiguo. Es de suponer que en la principal hayan existido mansiones de linajudos señores, si bien por las trazas externas sea hoy tan sólo reconocible la de los Somozas(...)
Hoy son casas modestas las de ambas calles. Si nos fijamos bien, en algunas se perciben rasgos que nos rumorean de su pasado semítico. Hasta no hace mucho estos detalles eran particularmente apreciables en la casa atribuida a Samuel Arqueba, figura más encuadrada en la leyenda que en la Historia. Pero la fachada de esta casa fue modificada sin que nadie se preocupase de aconsejar al propietario la conservación de antiguos elementos –el alero y un ajimez, especialmente- que la hacían por demás segestiva.”

Lo ciertos es que tras investigar padrones, foros, etc., que van desde los siglos XIII hasta el XVIII, relacionando a miles de vecinos de Monforte, (incluso tenemos confeccionada la ampliar relación de plateros de estos siglos, que la forman varias decenas de personas profesionales de este oficio), ninguno coincide con el nombre de este personaje.
El Sr. Hermida Balado sitúa la ergástula de la inquisición en la Rúa Nova, cerca de la denominada Porta Nova.
En la calle medieval de la Falagueira sabemos de la existencia en siglos pasados de una cárcel perteneciente al Concello, siendo un inmueble de dos pisos.
En la Praza das Pescaderías existió otro inmueble, propiedad de los benedictinos que hacía funciones de cárcel, además de la conocida como Cárcel Vieja situada antaño en el torreón de la muralla, inmediato a los restos de la puerta de villa de la rúa Zapatería.

Varios vecinos de nombre “Judas”.
Con el término “Judas” se nombraba a una persona alevosa y traidora. En diversos documentos del siglo XIX se alude a varias personas con este nombre. Por ejemplo:

Archivo Histórico Municipal de Monforte de Lemos, año 1806, sin foliar:

En el año 1806, un Pedro Pérez “Judas” es examinador de sastres en Monforte de Lemos.

Archivo Histórico Parroquial de Santa María de A Régoa: “Memorial de la Cofradía del Santísimo Sacramento. Cabeza de Casa de la parroquia de Santa María de A Régoa. Año 1844”

En la larga relación de cofrades se menciona a un Pedro “Judas”, vecino de A Calexa.
En este mismo documento, en Carude de San Lázaro, se reseña un Francisco Pérez, “Judas”
En uno de nuestros paseos por la zona antigua de Monforte, nos detuvimos a charlar con varias vecinas de la rúa Zapatería, vía medieval donde he localizado, documentalmente, a familias judías viviendo antes de la expulsión de 1492.

La casa de la calle Zapatería, morada del escribano Manuel Pernaseca.
La Sra. Consuelo López Martínez nos indicó una casa antigua, comentándonos que su abuela le contaba que allí, siguiendo un relato de su bisabuelo, había vivido el escribano Manuel Pernaseca. Por Pernaseca habían pasado muchos documentos antiguos y en uno de ellos se mencionaba que en la casa donde moraba había residido un rabino.
Una hija del escribano respaldaba tal relato, pero cuando le preguntaban si alguna vez viera el documento en cuestión, contestaba que no, que su padre lo había hecho desaparecer.

La casa de la calle Falagueira con el tabuleiro, morada de conversos.
Doña Rosario González Granda, residente en la rúa Falagueira, calle en la que nació, nos enseña una casa en ruinas con una ventana y un “tabuleiro” o mostrador. Cuando era una niña, los más ancianos de la zona le relataban que los judíos y conversos, vivieron en ese inmueble y otros cercanos. Tenían sus talleres en los bajos y desde la ventana o “tabuleiro” exponían sus productos a las gentes y realizaban la operación mercantil con los vecinos que pasaban por la vía.

La leyenda del “Judío Errante”

El siguiente relato fue recogido por Leandro Carré Alvarellos, en el año 1935, en su obra “Leyendas Gallegas tradicionales” y le dedica un capítulo al “Judío Errante”, pags. 41-43, situándola en la vecina parroquia de Vilamelle.

“La Navidad y el Judío Errante.
Todos los cuentos que yo sé –me dijo el tío Farruco- son muy viejos; tan viejos que ya mi abuelo que me los contaba los había aprendido de un tío suyo que se los había oído a su padre, y el padre decíale siempre que eran cuentos muy antiguos, de muchos años atrás.
Y me dijo cómo hubo un tiempo en que dícese que los animales hablaban. Entonces todo era bienestar y alegría en la tierra, porque al venir a este mundo el Hijo de Dios, fue como si una mano milagrosa tocase todos los corazones para arrancar de ellos la maldad.
La comadreja cascaba nueces y saboreándolas, deciale al compadre raposo:
-Pues ahí ve, señor raposo: yo nunca había comido una nuez, y ahora me parecen excelentes y agradables.
-Yo jamás probé tampoco una manzana, y tiene un zumo que me encanta –le replicó el raposo.
Un águila llegó volando, se posó en el palomar de la era y echó al suelo unos granos de trigo que traía en el pico; después llamó a los polluelos y les dijo:
Venid, pobrecillos, y comed este trigo que os traigo; lo he cogido para vosotros al pasar sobre un campo cubierto de espigas.
Estuvo contemplando cómo los polluelos acudían corriendo, abriendo sus alitas, y picoteaban golosos. El águila sonreía satisfecha, batió las alas y voló hacia su nido de las altas cumbres.
Porque el Hijo de Dios era nacido y venía a predicar humildad y amor. Y los animales daban ejemplo a los hombres. Y las gentes también se hallaban predispuestos para la bondad y se saludaban diciendo:
-Paz a los hombres de buena voluntad.
Y todos holgaban y se divertían; porque días de hermandad y felicidad se habían anunciado a todos los humanos.
Más un viejo muy viejo, que parecía tener cientos de años y se cubría con un manto muy raído y sucio, pasó por la aldea y se puso a mirar cómo la gente cantaba y bailaban. Pero el viejo, viendo aquello, se echó a llorar.
¿Por qué llora, abuelo? –preguntáronle.
Y la gente se extrañaba de verle llorar.
-Lloro –respondió el anciano- porque veo qué facilmente os sentís felices y cómo florece tan rapidamente la alegría en vosotros, despreocupándoos por el día de mañana.
-¿Y usted no sabe que fue nacido entre los hombres el Hijo de Dios?
-Sí, lo sé. ¡ Hace muchísimo tiempo que lo anunciaron los profetas!
-Pues, ¿entonces?
-Sin embargo, el mundo no puede dejar de ser como es –replicó el viejo- y el sol ha de salir los días por encima de los montes y se sumergirá como siempre en las lejanías del mar; y lloverá como de costumbre; y el lobo, que fue creado para alimentarse de carne, no ha de comer tojos; ni el hombre podrá olvidarse de encender el fuego del hogar, ni dejará de morir algún día...
-Pero, eso... con tal de vivir alegres y dichosos...
-¿Todo es ilusión fugitiva! –sentenció el andrajoso caminante-. Habréis de volver en seguida a vuestros trabajos y querellas de siempre, a las disputas acostumbradas entre unos y otros.
-¿Si siguieras tu camino y no vinieras a importunar con tu augurios estúpidos cuando estamos en fiestas! –alguién le gritó, malhumorado.
-¡Vete de ahí, sarnoso! –le escupió otro con coraje, olvidando el respeto que le debía por su ancianidad.
-¡Echadlo a palos! –bramó un tercero.
Y otro, más atrevido, le tiró una piedra riéndose y exclamó:
-¡Basta con ésta!
La piedra dio en el blanco: una mancha de sangre tiñó el rostro del viejo, que volviéndose hacia ellos, exclamó dolorido, pero sin cólera:
-¿Veis cómo la maldad no se aparta facilmente del corazón de los hombres?
-Y siguió su camino renqueando.
-¿Quién será este hombre? –preguntábanse entonces las gentes, cavilando en los decires del viejo.
Y el de más edad, que tenía también, por consiguiente, muchos años sobre sus costillas, después de pensar un poco en sus recuerdos, dijo:
-Ese viejo no puede ser otro que el Judío Errante.
-¿Judío había de ser para venir a hablarnos hoy de la manera que lo hizo! – gritó una mujer- Pero todos los demás callaron.
El viejo señor Farruco, que me contó esta leyenda –que a su vez había oído muchas veces a su abuelo- después de terminado su relato, añadió:
-Ahora las gentes se ríen de estas cosas. Yo no digo que fueran o no fueran ciertas; tampoco pienso si aquel viejo del cuento sería el judío errante del cual hablan tantas historias; pero, que era hombre de buen juicio y sabio no lo pongo en duda. La vida de los humanos de entonces para aquí le dio la razón.”

La historia del pueblo hebreo es un periplo constante a través del mundo, desde la primera migración de Canaán a Egipto, hasta la última de la antigua Unión Sovietica hacia Israel, pasando por las expulsiones de países y ciudades europeas –Inglaterra en 1290, Francia en 1380, España en 1492, Portugal en 1497, Praga en 1542, Viena en 1670 ó Moscú en 1891-.
El cura de los Palacios, Andrés Bernáldez, vivió personalmente la salida de los hebreos de España, incluso bautizó a algunos de ellos, evitando de esa manera su expulsión, dejando escrito:
“(...) se dirigían a los puertos y a las fronteras, iban unos cayendo, otros levantando; unos muriendo, otros naciendo, otros enfermando; que no había cristiano que no oviesse dolor dellos. E siempre por donde iban les convidaban al bautismo (...) e algunos se convertían e quedaban, pero muy pocos. E los rabbíes los iban sforçando; e façian cantar a las mugeres e mançebos, e tañer panderos e adufes, para alegrar a la gente(...)”

En el año 1992, se cumplieron 500 años desde que los Reyes Católicos firman el Edicto de expulsión. Especial importancia tuvo la concesión del premio Principe de Asturias a la Concordia 1990, a las comunidades Sefardíes extendidas por el mundo.
Parte del texto del premio, afirmaba: “(...) parte entrañable de la gran familia hispánica, que salieron de la Península Ibérica hace quinientos años con las llaves de sus casas en las manos. Lejos de su tierra, los sefardíes se convirtieron en una España itinerante, que conservó con inigualable celo el legado cultura y lingüístico de sus antepasados(...)”

Con la creación del Estado de Israel en el año 1948, la diseminación del pueblo hebreo no se terminó. Aproximadamente, sólo un 25% de la comunidad judía vive en Israel.


Felipe Aira Pardo.
.

gaibor
Foreiro Maior
Foreiro Maior
Mensaxes: 281
Rexistrado: 27 Xan 2014, 19:22

Re: HECHICERAS, BRUJAS, ADIVINADORAS, JUDEOCONVERSO SENTENCI

Mensaxe por gaibor » 11 Feb 2014, 19:40

Si puedo os haré llegar más documentación sobre este tema en cuanto me sea posible.
Saludos,
Felipe



gaibor
Foreiro Maior
Foreiro Maior
Mensaxes: 281
Rexistrado: 27 Xan 2014, 19:22

Re: HECHICERAS, BRUJAS, ADIVINADORAS, JUDEOCONVERSO SENTENCI

Mensaxe por gaibor » 09 Abr 2014, 18:40

Procesos a judeoconversos

En el Archivo Histórico Nacional de Madrid, Sección Inquisición, Carpeta nº 2045, año 1580, se puede leer un documento que comienza así:

“Relacion delas causas que hubo enla Visita que hizo El doctor diegodealva eneste Reyno Degalicia Elaño demill equis yochenta // (…)
Actos y palabras hereticas y mal sonantes(…)

(…) en monforte” Catalina Rodríguez viuda vezª de monforte sebino a diferir dequeaviendo nacido Un hijo a unpariente desumarido yestandolavandola criatura hecho ella alli un anillo Por que avia oydo decir que hera cosa buena y después bolvio adezir que noseleacordava bien siella lohecharia Lamadre dela criatura y volviéndole amonestar dixoquetodabia le parecia queellalo avia hechado aunque no por mal sino por simpleza no dio conteste/ dixo ansimismo queella tenia por costumbre debestirselos savados camisa limpia ybestirselos amsimismo alos muchachos decasa y preguntada con que intento hazia esto mas el savado que el domingo dixo quepor estar el domingo desocupada Para hazer las cosas decasa eyrluego amisa. Ytem que una vez noseleacuerda antequien aviadho enestemundo nomebean malpasar que en el otro nomeberan penar deninguna cosa destas dio conteste(…)”


Catalina Rodríguez era mujer de Bautista de Gaibor, y el pariente de su marido, lógicamente, era un miembro Gaibor. El documento es interesante, especialmente, si tenemos en cuenta lo que eran los Edictos de Fe.
Los edictos de fe eran inventarios minuciosos de las prácticas y afirmaciones heréticas, acompañados por lo general, de un llamamiento público a la delación, además de una amenaza de ex comunión mayor para los que no delataran a los judaizantes que conocieran.
Promulgados, sobre todo, con motivo de los autos de fe, visitas inquisitoriales y, en los púlpitos en las fechas siguientes: principio de año, un domingo de cuaresma, etc., fijándose en las puertas de los templos cristianos, para no hacer olvidar a los fieles su deber de delatar a los conversos no sinceros.
De los edictos de fe, -en España se conversan bastantes, casi todos del siglo XVII y XVIII y menos del siglo XVI- se sacan datos sobre las costumbres de los judíos y conversos judaizantes.
El Dr. Charles Amiel, profesor de la EHESS, de París, en su ponencia: “Los ritos en los edictos de fe ibéricos”, (actas del Congreso Internacional de Ribadavia, año 1991), nos ilustra de la siguiente manera:
El nacimiento, era otro de los elementos donde se delataban los judaizantes. Por ejemplo, la circuncisión, la imposición oficiosamente de nombre judíos, la ceremonia de “desbautizo” o el llamado baño de abundancia, descrito por el Dr. Charles Amiel, de esta manera:
“(...) se lavaba al recién nacido, la séptima noche de su nacimiento, en una bacía llena de oro, plata, perlas trigo, cebada, (elementos relacionados con la abundancia) para influir favorablemente en su destino.”
La matanza ritual, consistente en degollar animales domésticos, reses y aves, estando prohibido que las acogotaran o ahogaran como hacían la mayoría de los cristianos. la matanza estaba acompañada de una bendición ritual, después de probar en la uña el filo del cuchillo para asegurarse de que no tenía mella y, se concluía cubriendo con tierra la sangre derramada por el suelo.
La purgación de la carne, o sea, su remojo para que saliera la sangre, corolario del degüello, se le quitaba el sebo, la grasa y, por último, extirparle el nervio ciático.
Les estaba prohibido comer de animales considerados impuros, por ejemplo, el conejo, liebre, pulpo, pescados sin escamas, etc.
La muerte, según el ritual hebreo, al que moría en la ley de Moises, se le volvía hacia la pared a morir. Según el Dr. Amiel, “... y parece que –mediante una reinterpretación de dicho episodio- ayudó sobre todo a los conversos más reacios a eludir las solicitaciones del cura en el último trance. Aquí tenemos un ejemplo típico de marranización del comportamiento que no está atestiguado en el seno del judaísmo del contexto bíblico.”
Inmediatamente acaecida la muerte y, según la costumbre judía, se vertía el agua de los jarros en la casa del difunto, avisándose a los vecinos.
El lavado del cuerpo, la vestimenta del finado, consistente normalmente, en camisa larga, calzones y mortaja envolvente como una capa, así como, la muy antigua tradición del óbolo del muerto, o sea, moneda o perla colocada en la boca del difunto, con el objeto “de pagar la primera posada”, afirma el Dr. Charles Amiel.
En el Archivo Histórico Nacional, Sección Inquisición, Carpeta nº 2045, año 1580, del mismo documento en el que se cita a Catalina Rodríguez, mencionado líneas anteriores, se puede leer:

“(…) en Monforte / elena criada que fue de leon el viejoy vive al presente en santalla denunciada dequeaviendose muerto cierta muger la havialabado Los pies deziendo que era aquello muy bueno nohubo conteste sino solo eldenunciador que fue devista/"

En el edicto español se relata la costumbre de colocar una almohada de tierra virgen debajo de la cabeza del judío finado. Buscando, por último, enterrarse en fosas muy profundas y, no en cementerios consagrados, sino en tierra virgen.
El luto tenía algunas costumbres destacables como, tomar la comida detrás de las puertas, en el suelo o en mesas bajas, consumiendo pescado, aceitunas y huevos.
En cuanto a las prácticas supersticiosas, el Dr. Charles Amiel reseña algunas, como echar pan o vino o hierros en el agua de los jarros, en la noche de San Juan o de Navidad, afirmando que esas noches el agua se vuelve sangre.
Estas prácticas, no son, ni mucho menos, todas las que se citan en los edictos de fe y, solamente algunas de las que delataban al personaje o familia que las realizaba.

Arewen
Novo
Novo
Mensaxes: 1
Rexistrado: 07 Set 2019, 03:27

Re: HECHICERAS, BRUJAS, ADIVINADORAS, JUDEOCONVERSO SENTENCI

Mensaxe por Arewen » 09 Set 2019, 00:34

gaibor escribió:
09 Abr 2014, 18:40
Procesos a judeoconversos

En el Archivo Histórico Nacional de Madrid, Sección Inquisición, Carpeta nº 2045, año 1580, se puede leer un documento que comienza así:

“Relacion delas causas que hubo enla Visita que hizo El doctor diegodealva eneste Reyno Degalicia Elaño demill equis yochenta // (…)
Actos y palabras hereticas y mal sonantes(…)

(…) en monforte” Catalina Rodríguez viuda vezª de monforte sebino a diferir dequeaviendo nacido Un hijo a unpariente desumarido yestandolavandola criatura hecho ella alli un anillo Por que avia oydo decir que hera cosa buena y después bolvio adezir que noseleacordava bien siella lohecharia Lamadre dela criatura y volviéndole amonestar dixoquetodabia le parecia queellalo avia hechado aunque no por mal sino por simpleza no dio conteste/ dixo ansimismo queella tenia por costumbre debestirselos savados camisa limpia ybestirselos amsimismo alos muchachos decasa y preguntada con que intento hazia esto mas el savado que el domingo dixo quepor estar el domingo desocupada Para hazer las cosas decasa eyrluego amisa. Ytem que una vez noseleacuerda antequien aviadho enestemundo nomebean malpasar que en el otro nomeberan penar deninguna cosa destas dio conteste(…)”


Catalina Rodríguez era mujer de Bautista de Gaibor, y el pariente de su marido, lógicamente, era un miembro Gaibor. El documento es interesante, especialmente, si tenemos en cuenta lo que eran los Edictos de Fe.
Los edictos de fe eran inventarios minuciosos de las prácticas y afirmaciones heréticas, acompañados por lo general, de un llamamiento público a la delación, además de una amenaza de ex comunión mayor para los que no delataran a los judaizantes que conocieran.
Promulgados, sobre todo, con motivo de los autos de fe, visitas inquisitoriales y, en los púlpitos en las fechas siguientes: principio de año, un domingo de cuaresma, etc., fijándose en las puertas de los templos cristianos, para no hacer olvidar a los fieles su deber de delatar a los conversos no sinceros.
De los edictos de fe, -en España se conversan bastantes, casi todos del siglo XVII y XVIII y menos del siglo XVI- se sacan datos sobre las costumbres de los judíos y conversos judaizantes.
El Dr. Charles Amiel, profesor de la EHESS, de París, en su ponencia: “Los ritos en los edictos de fe ibéricos”, (actas del Congreso Internacional de Ribadavia, año 1991), nos ilustra de la siguiente manera:
El nacimiento, era otro de los elementos donde se delataban los judaizantes. Por ejemplo, la circuncisión, la imposición oficiosamente de nombre judíos, la ceremonia de “desbautizo” o el llamado baño de abundancia, descrito por el Dr. Charles Amiel, de esta manera:
“(...) se lavaba al recién nacido, la séptima noche de su nacimiento, en una bacía llena de oro, plata, perlas trigo, cebada, (elementos relacionados con la abundancia) para influir favorablemente en su destino.”
La matanza ritual, consistente en degollar animales domésticos, reses y aves, estando prohibido que las acogotaran o ahogaran como hacían la mayoría de los cristianos. la matanza estaba acompañada de una bendición ritual, después de probar en la uña el filo del cuchillo para asegurarse de que no tenía mella y, se concluía cubriendo con tierra la sangre derramada por el suelo.
La purgación de la carne, o sea, su remojo para que saliera la sangre, corolario del degüello, se le quitaba el sebo, la grasa y, por último, extirparle el nervio ciático.
Les estaba prohibido comer de animales considerados impuros, por ejemplo, el conejo, liebre, pulpo, pescados sin escamas, etc.
La muerte, según el ritual hebreo, al que moría en la ley de Moises, se le volvía hacia la pared a morir. Según el Dr. Amiel, “... y parece que –mediante una reinterpretación de dicho episodio- ayudó sobre todo a los conversos más reacios a eludir las solicitaciones del cura en el último trance. Aquí tenemos un ejemplo típico de marranización del comportamiento que no está atestiguado en el seno del judaísmo del contexto bíblico.”
Inmediatamente acaecida la muerte y, según la costumbre judía, se vertía el agua de los jarros en la casa del difunto, avisándose a los vecinos.
El lavado del cuerpo, la vestimenta del finado, consistente normalmente, en camisa larga, calzones y mortaja envolvente como una capa, así como, la muy antigua tradición del óbolo del muerto, o sea, moneda o perla colocada en la boca del difunto, con el objeto “de pagar la primera posada”, afirma el Dr. Charles Amiel.
En el Archivo Histórico Nacional, Sección Inquisición, Carpeta nº 2045, año 1580, del mismo documento en el que se cita a Catalina Rodríguez, mencionado líneas anteriores, se puede leer:

“(…) en Monforte / elena criada que fue de leon el viejoy vive al presente en santalla denunciada dequeaviendose muerto cierta muger la havialabado Los pies deziendo que era aquello muy bueno nohubo conteste sino solo eldenunciador que fue devista/"

En el edicto español se relata la costumbre de colocar una almohada de tierra virgen debajo de la cabeza del judío finado. Buscando, por último, enterrarse en fosas muy profundas y, no en cementerios consagrados, sino en tierra virgen.
El luto tenía algunas costumbres destacables como, tomar la comida detrás de las puertas, en el suelo o en mesas bajas, consumiendo pescado, aceitunas y huevos.
En cuanto a las prácticas supersticiosas, el Dr. Charles Amiel reseña algunas, como echar pan o vino o hierros en el agua de los jarros, en la noche de San Juan o de Navidad, afirmando que esas noches el agua se vuelve sangre.
Estas prácticas, no son, ni mucho menos, todas las que se citan en los edictos de fe y, solamente algunas de las que delataban al personaje o familia que las realizaba.
Es muy triste que se haya tratado tan mal a personas, sólo por tener otras creencias.
Por cierto, estoy buscando a una familia de apellido Gaibor para ayudar a una prima de mi pareja.
Gracias!

Respostar